11 consejos para optimizar y mejorar el rendimiento de tu página web

Tabla de contenidos

Los problemas de rendimiento son uno de los problemas más frecuentes en muchos sitios web. Cada vez es más importante mejorar el rendimiento de una página web para que se cargue rápidamente y sin errores para mejorar su posicionamiento y experiencia de usuario. 

No importa si tu sitio web es el más atractivo y práctico de tu sector si a los usuarios les resulta frustrante utilizarlo porque tarda mucho en cargarse. 

Es por esto, que queremos compartir contigo algunos métodos y consejos útiles en este artículo para que puedas mejorar la funcionalidad y rendimiento de tu sitio web para que este sea mucho más óptimo para tus intereses.

¿Por qué es importante mejorar la velocidad de carga de la página?

Mejorar la experiencia y comportamiento de usuario 

Según algunos estudios, mejorar la velocidad de carga de un sitio web tiene un impacto directo en el comportamiento de los usuarios y en su experiencia general. 

Normalmente, un usuario permanece en un sitio web entre 0 y 3 segundos antes de perder el interés. Una vez transcurrido ese plazo, el usuario dejará de estar interesado en el sitio web y podrá cerrar la ventana del navegador o realizar otra búsqueda. 

En cambio, los sitios web más rápidos brindan una mejor experiencia de usuario al tener tasas de rebote más bajas y tasas de conversión más altas.

Mejorar el posicionamiento SEO en los motores de búsqueda

Para un buen ranking orgánico en motores de búsqueda como Google, mejorar la experiencia del usuario y los tiempos de carga es crucial. La intención de búsqueda del usuario debe satisfacerse de la forma más rápida y eficaz posible. 

¿Qué factores influyen en la velocidad de carga de un sitio web?

El rendimiento de un sitio web se puede mejorar para aumentar el tráfico, la retención de usuarios y la creación de oportunidades de ventas.

Existen diversos factores y razones por las que una página web no carga de forma rápida. Los más comunes son:

  • El contenido CSS y JavaScript sin uso
  • Hotlinking de imágenes y otros recursos de servidores lentos
  • Uso de imágenes en formatos pesados o con un tamaño no adecuado
  • No usar la caché del navegador
  • Empleo de demasiados complementos en el diseño del sitio web
  • Visualización del sitio web en navegadores más antiguos
  • Problemas de codificación de las imágenes
  • Plan de alojamiento con pocos recursos o servidor con bajo nivel:
    • Altos volúmenes de tráfico pueden hacer que el servidor sufra
    • No contar con el espacio suficiente de memoria puede afectar al desempeño del sitio web, entre otros.
  • Conexión de red lenta en dispositivos móviles
  • Recursos que bloquean el renderizado
  • Etc.

Como puedes ver, una variedad de factores y causas pueden tener un impacto negativo en la rapidez con la que se carga un sitio web.

Sin embargo, antes de empezar e intentar solucionar estos problemas, se debe medir y comprobar el tiempo de carga.

¿Cómo comprobar el nivel de rendimiento de una página web?

Para evaluar la situación en la que se encuentra un sitio web y decidir qué cambios pueden ser necesarios, es fundamental determinar primero qué tan bien está funcionando el sitio web y cuál es su estado actual.

La evaluación del desempeño requiere herramientas particulares para el seguimiento continuo, así como una metodología particular de análisis (seguimiento sintético y seguimiento de los usuarios reales). 

En cualquier caso, siempre es recomendable utilizar herramientas de seguimiento de sitios web basadas en la nube para poder centrarse en lo más importante: expandir tu negocio. 

Puedes comparar el rendimiento del sitio web antes y después de los cambios midiendo el uso de herramientas analíticas como Google PageSpeed ​​Insights, Search Console o Chrome UX Report y/o analizando métricas específicas. 

Además, de este modo podemos contrastar si los ajustes que se apliquen sobre el sitio web han sido realmente efectivos.

¿Cuál es la velocidad de carga óptima?

Como ya adelantamos, para lograr una velocidad web óptima, un sitio web normalmente debe estar completamente cargado y ser visible para el usuario en no más de 3 segundos. 

Estos umbrales de velocidad deben cumplirse para lograr el mejor rendimiento de la página cuando se utilizan las métricas de Core Web Vitals mencionadas anteriormente:

Grado de desempeñoBuenoPobrePercentil
Factor o VariblePintura con contenido más grandeMenor o igual a 2500 msMayor que 4000 ms75
Factor o VaribleRetraso de la primera entradaMenor o igual a 100 msMayor que 300 ms75
Factor o VaribleCambio de diseño acumulativoMenor o igual a 0.1Mayor que 0.2575

Google utilizó diferentes criterios para llegar a estos umbrales

Recuerda que consiste fundamentalmente en recopilar tanta información como sea posible de las visitas a dispositivos móviles y de escritorio para determinar cuánto tiempo tarda en cargarse una página. 

Es posible analizar una variedad de métricas y factores que afectan la rapidez con la que se carga una página web. 

Existen diferentes métricas de Google para medir la velocidad de carga de un sitio web:

  • FP (First Paint)
  • FCP (First Contentful Paint)
  • FMP (First Meaningful Paint) o FMC (First Meaningful Content)
  • TTI (Time to Interactive o tiempo para)
  • Long Tanks o Tareas Largas

Es aconsejable centrarse en lo que se conoce y/o define por Google como Core Web Vitals:

  • Analiza primero el FMP (First Meaningful Paint) y el FMC (First Meaningful Content), que representa la muestra con mayor contenido, mayor o más significativo.
  • Analiza el atraso o retraso de la primera entrada, también conocido como First Input Delay
  • Cuidado con los cambios de diseño acumulativos o Cumulative Layout Shift.

Para poder medir la evolución de estos datos, se pueden emplear diferentes soluciones para monitorear las métricas de Core Web Vitals, como por ejemplo Pingdom Tools o Gtmetrix, además de Google PageSpeed Insights y Chrome UX Report.

Como puedes ver, existen numerosos aspectos y factores a considerar para mejorar la funcionalidad de un sitio web. Esto explica por qué existen numerosas formas de mejorarlo. A continuación te mostramos algunas.

11 técnicas y consejos para mejorar el rendimiento de tu web

Las grandes diferencias entre los distintos tipos de dispositivos, navegadores, sistemas operativos y niveles de conectividad utilizados por los usuarios dificultan la mejora del rendimiento del sitio web. 

Sin embargo, si la marca confía en el sitio web como uno de sus principales canales de ventas, existe un impacto significativo en el negocio. 

Para lograr esto, algunos métodos y sugerencias que pueden ayudar al rendimiento general de un sitio web, así como a su tiempo de carga, son los siguientes:

1. Reduce la cantidad de solicitudes HTTP

Los distintos componentes de un sitio web, como texto, imágenes, hojas de estilo y archivos JavaScript, se recuperan del servidor que aloja el sitio web mediante navegadores web mediante solicitudes HTTP (un protocolo para comunicarse con un servidor web remoto). 

Para establecer una conexión entre el servidor del sitio web y el navegador, cada solicitud genera cierta sobrecarga (especialmente si se usa HTTP/1.1) y hay límites en la cantidad de solicitudes (si hay muchas solicitudes en cola, algunas pueden bloquearse) que pueden procesarse. 

Para evitar sobrecargas innecesarias, reduce las solicitudes HTTP implementando los pasos que se enumeran a continuación.

  1. Elimina las solicitudes innecesarias y el contenido sin uso: será necesario determinar cuál es el tiempo mínimo de renderizado requerido del sitio, para cargar solo los recursos externos necesarios. Para ello debes eliminar:
    • Imágenes innecesarias
    • Fuentes
    • Hojas de estilo
    • Archivos JavaScript
    • Si empleas un CMS como WordPress, se deben eliminar los plugins y complementos innecesarios (suelen cargar archivos adicionales en cada página).
  2. Optimiza las solicitudes y contenido en uso:
    • Comprime archivos CSS y JavaScript. Todo el CSS y Javascript necesarios normalmente se cargan en una única solicitud para cada sitio web con el fin de optimizarlo.
    • Optimiza el peso de otros recursos que puedan estar cargándose lentamente. 

2. Cambia a HTTP/2

Como mencionamos anteriormente, los tiempos de carga pueden verse afectados por la sobrecarga que supone enviar numerosas solicitudes a través de HTTP/1.1. Por lo tanto, reducir el volumen de solicitudes es una forma de abordar este problema. 

Se obtendrán tiempos de carga más rápidos al utilizar menos recursos para representar su sitio web, pero hay otra forma de evitar la sobrecarga. 

Puedes cambiar la web de HTTP/1.1. a HTTP/2 (cómo hacer esto dependerá del proveedor de alojamiento que tengas contratado). 

La capacidad de enviar múltiples archivos simultáneamente a través de una única conexión evita o al menos reduce parcialmente la sobrecarga de realizar múltiples solicitudes.

3. Optimiza el tamaño de las imágenes

El rendimiento del sitio web se verá afectado si utilizas muchos gráficos e imágenes con diferentes resoluciones (2x o 3x) que no estén comprimidas, ya que es posible que no aparezcan en pantallas de alta densidad (HiDP) como las pantallas retina. 

En cualquier caso, si los usuarios que quieres atraer a tu web no utilizan este tipo de pantalla, estarás desperdiciando ancho de banda y alargando innecesariamente el tiempo de carga, especialmente en el caso de usuarios con conexiones de datos móviles lentas. 

Como resultado, se deben especificar varios tamaños de imagen para que el navegador pueda elegir la mejor imagen para cada situación en función de la resolución de la pantalla. 

El tamaño de las imágenes se puede optimizar una vez cargadas en la resolución correcta en los distintos tipos de dispositivos (se recomienda cargarlas inicialmente con el peso ideal siempre que sea posible). 

Este procedimiento se puede realizar de forma manual o mecánica mediante herramientas. 

También es importante el tipo de archivo que se emplea en cada caso:

  • JPEG para imágenes con muchos colores como fotografías
  • PNG para gráficos más simples

4. Utilizar CDN o red de entrega de contenido

Servir archivos estáticos es una tarea difícil (si no tienes una red para ello), pero existen servicios llamados Content Delivery Networks o CDN que se pueden contratar fácilmente, como Cloudflare, que están diseñados especialmente para ello. 

Una CDN es una red superpuesta de computadoras que contiene copias de datos ubicadas en varios puntos de una red (utilizando servidores distribuidos geográficamente) para aumentar el ancho de banda para el acceso a los datos de los clientes a través de la red. 

Por decirlo de otra manera, las CDN optimizarán la entrega de archivos estáticos como CSS, imágenes, fuentes y JavaScript a los visitantes del sitio desde el servidor más cercano en la red. 

Debido a esto, no importa dónde se conecte el usuario; el tiempo de carga es el mismo. Para determinar si tiene sentido subcontratar esta parte de la infraestructura, es recomendable vigilar el rendimiento de los archivos alojados en la CDN.

5. Programa tu sitio web primero para dispositivos móviles

Es crucial confirmar el tipo de dispositivo que utilizan los usuarios para acceder al sitio web con una herramienta de análisis o monitoreo de usuarios reales (RUM) como Google Analytics para tráfico general y Search Console para tráfico orgánico. 

Los sitios web generalmente se diseñan y prueban en ordenadores de escritorio antes de optimizarlos para dispositivos móviles. Si no se planifica cuidadosamente desde el principio, esto podría causar algunos problemas posteriormente. 

Es por ello, que se recomienda desarrollar primero el sitio web para dispositivos móviles y realizar las pruebas necesarias (una práctica conocida como “Indexación móvil primero”, gracias a la cual la experiencia del usuario se optimizará automáticamente para dispositivos móviles) para su correcta adaptación. 

Además, la optimización posterior a pantallas más grandes de pc suele ser un proceso que requiere menos tiempo. Al ajustar el espacio de la pantalla y acelerar la red y la CPU, puedes mejorar gradualmente la experiencia en varios dispositivos.

6. Minimiza el TTFB

El tiempo que tarda el navegador en recibir el primer byte de información del servidor web remoto se conoce como TTFB (tiempo hasta el primer byte). 

Dado que el servidor tiene un impacto significativo en el rendimiento general de un sitio web, ésta es un área relacionada con el servidor que necesita mejoras. 

El tiempo de procesamiento del servidor es el factor principal para reducir TTFB. Puedes utilizar algunos de los consejos recomendados por Google a continuación para optimizarlo:

  • Actualiza el hardware del servidor para contar con más memoria o CPU 
  • Mejora el rendimiento de las consultas de bases de datos o acelera la transición a un nuevo sistema de bases de datos. 
  • Mejora la lógica de la aplicación del servidor para acelerar la preparación de la página. Por lo general, proporcionará recomendaciones caso por caso sobre cómo hacer esto si utilizas un framework del lado del servidor.

Los rangos para evaluar si el TTFB del sitio es óptimo son:

  • Rango menor de 200 ms = excelente. 
  • Rango entre 200 ms y 500 ms = normal 
  • Rango superior a 500 o 600 ms = poco óptimo (será necesario investigar y minimizar) 

7. Elige el plan de alojamiento web adecuado

Guarda relación con la reducción del TTFB. Esto se debe a que si se utiliza un plan de hosting de bajos recursos, el rendimiento general puede verse afectado. 

Por ello, es importante determinar el rendimiento del hosting y las necesidades del sitio, así como analizar los recursos a contratar. Si el plan de hosting estuviese limitado por recursos, existen las siguientes alternativas:

  • Actualizar o ampliar el plan de alojamiento. 
  • Cambiar de tipo de hospedaje: Existen diferentes opciones para hospedar un sitio web (sin hosting, hosting compartido, hosting VPS o hosting dedicado). 
  • Utilizar un servicio administrado, estable y con alto rendimiento (muy práctico en desarrollos para WordPress).

8. Minimiza y combina archivos CSS y JavaScript

Como dijimos anteriormente, debes intentar cargar JavaScript y CSS en una sola solicitud para cada uno. 

Los navegadores tienen un límite en las solicitudes de redes paralelas, por lo que si la página necesita 2 solicitudes para cargarse, será más rápido que si tuviera que cargar 20 recursos diferentes. 

Para lograr esto, primero debe minimizar los archivos JavaScript y CSS individuales antes de combinarlos en un solo paquete.

  1. Los archivos JavaScript y CSS se pueden reducir “minimizándolos”, lo que implica recortar o eliminar símbolos del código fuente. 

La salida es a nivel funcional igual, pero no es completamente legible para una persona. Sin embargo, los archivos de menor tamaño se cargarán más rápidamente porque los navegadores no tienen problemas para leerlos. 

  1. Combinar archivos: todos los archivos se copian en un solo archivo.

9. Carga de forma asíncrona JavaScript

Cuando el navegador encuentra una etiqueta que carga JavaScript desde una fuente remota, carga el archivo de forma sincrónica antes de mostrar el sitio web. 

Si configuras el indicador asincrónico, el navegador continuará examinando la página mientras carga el script de forma asincrónica. 

Además, es una buena idea mover las etiquetas del script al final de la página, cerca de la etiqueta de cierre. De esta manera, el script se cargará después de que los navegadores más antiguos que no admiten el atributo asincrónico hayan analizado el resto de la página.

10. Almacena en caché el sitio

El almacenamiento en caché de un sitio web es el proceso de guardar una versión de los archivos de un sitio web en una caché para poder acceder a ellos más rápidamente. 

Los datos se guardan en la memoria caché para que las solicitudes posteriores puedan manejarse más rápidamente. Por ello, habilitar esta opción del navegador tiene muchas ventajas:

  • Reduce el consumo de ancho de banda
  • Aumenta los tiempos de carga
  • Reduce la latencia y la carga de trabajo del servidor. 

11. Reduce la cantidad de complementos

Los complementos son recursos de funcionalidad reutilizables que normalmente se utilizan en sistemas de gestión de contenidos como WordPress, Prestashop o Joomla. Incluyen complementos, módulos, aplicaciones web y otros términos. 

Con la ayuda de estos recursos, los propietarios de sitios web pueden agregar una amplia gama de funciones adicionales tanto para uso interno como para uso del usuario. 

Pero los complementos tienen ciertos inconvenientes en algunos casos:

  • Coste económico
  • Generan la carga de archivos CSS y JavaScript adicionales
  • Aumentan el tiempo de TTFB requiriendo de procesamiento adicional en el servidor para cada solicitud de página.

Siempre que no sean esenciales para el funcionamiento del sitio web, es mejor revisar y hacer una lista de complementos no utilizados, duplicados o innecesarios antes de eliminarlos. 

En otras palabras, optimizar el rendimiento de un sitio web es un proceso que no tiene un comienzo ni un final claro, por lo que es fundamental ser constante y metódic@. 

En cualquier caso, no todos los cambios sugeridos deben realizarse de inmediato o llevarse a cabo. Antes de implementar cualquier cambio nuevo, da tiempo a los resultados para que se asienten y luego evalúa cuál fue su desempeño.

Si estás pensando en mejorar el rendimiento de tu página web y quieres buscar asesoramiento, no dudes en contactarnos. Contamos con un equipo experto con el que llevar a cabo cualquier proyecto de diseño web  y/o optimizar y mejorar tu página web. Descubre más sobre nuestro servicio de diseño y desarrollo web sin compromiso.

Tu partner especializado en diseño web y marketing online a un clic, por menos de lo que crees.

Aprende más sobre

Tipografías para la web de bodas

Tipografías script Petit Formal Script Aquí tenemos un texto de prueba y además el abecedario abcdefghijklmnopqrstuvwxyz ABCDEFGHIJKLMNOPQRSTUVWXYZ 1234567890.:,; ‘ ” (!?) +-*/= Alex Brush Aquí

Ver más »
Compartir:
¿Ya conoces nuestros servicios de Wordpress?

Menú especial (Alérgenos)